MEDIACTISVISMO EN LA RED

“Geeks like to think that they can ignore politics, you can leave politics alone, but politics won’t leave you alone” Richard Stallman (Copyleft. Manual de uso, 159)

ALGUNAS DUDAS SOBRE PROPIEDAD INTELECTUAL Y NUEVAS TECNOLOGÍAS.

La televisión, los teléfonos móviles y la Internet son ya una realidad para muchos ciudadanos del mundo. Muchas personas usan el ordenador y se comunican a través de Internet a diario y estas tecnologías evolucionan muy rápidamente. Internet no es sólo un medio donde podemos encontrar información, sino también un espacio en el que se puede publicar y producir información, así como compartir archivos o comunicarse en videoconferencia. La web 2.0, la llamada web social, ha convertido a los que antes eran espectadores en realizadores de contenidos. Según Wikipedia, “El término Web 2.0 fue acuñado por O'Reilly Media en 2004 para referirse a una segunda generación de Web basada en comunidades de usuarios y una gama especial de servicios, como las redes sociales, los blogs, las wikis o las folcsonomías, que fomentan la colaboración y el intercambio ágil de información entre los usuarios” (Wikipedia, web_2.0). Y en este “fomento de la colaboración y el intercambio ágil de información” es donde surgen algunas dudas sobre la propiedad intelectual en el contexto tecnológico actual. ¿Cómo funciona la web? ¿A quién pertenece? ¿Por qué podemos publicar tanta información? ¿Cómo puede la red de redes ser gratuita en lo que respecta a un gran número de servicios (correo, telefonía, almacenamiento, etc.)? ¿Qué condiciones hay? ¿Quién lee detenidamente los términos y condiciones de los contratos antes de publicar un vídeo en YouTube?, un archivo de sonido en MySpace?, una imagen en Flickr o un texto original en un blog cualquiera? ¿Quién compara la letra pequeña de unas y otras plataformas antes de decidirse por una de ellas? Y también: ¿Qué pasa con los vídeos originales y "desprotegidos" que se suben a la red? ¿Y en los casos de streaming en vivo (netcasting) como los de Mogulus.tv, U-stream u Operator 11? ¿De quién es la propiedad intelectual de los vídeos que se realizan colectivamente? ¿De quién la de los que se editan de nuevo mezclándolos con otros? ¿De dónde provienen los beneficios de las grandes empresas poseedoras de las redes sociales de Internet? ¿A quién perjudican los intercambios de archivos? ¿Por qué es ilegal enviar un fragmento de canción a un amigo? ¿Desde cuándo existe la propiedad en las ideas?

En una carta que Isaac Newton envió a Robert Hooke el 5 de febrero de 1675, el eminente científico escribió estas famosas palabras: "Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes" (se puede encontrar la referencia en Wikiquote.org). Así expresaba que sus aportaciones a la ciencia, en diversos campos del conocimiento, habían sido realizadas gracias al trabajo previo de grandes científicos. Eran tiempos en que el conocimiento no tenía propietarios y la ciencia y la cultura no tenían significado si no eran difundidas para futuros conocimientos y para el desarrollo social. La privatización del conocimiento es algo reciente. Aún debe de sorprender a muchos profesores de universidad cómo se ha mercantilizado la investigación y cómo los antiguos valores científicos se han perdido ante criterios de rentabilidad económica. La comercialización y el control sobre el uso de la información o el conocimiento se hace a través de registros y patentes. Quizá el premio al lado más inhumano se lo llevan las patentes farmacéuticas, que impiden la producción de medicamentos genéricos, amparadas por leyes y códigos penales que protegen la propiedad de algo tan abstracto como una fórmula química, que pertenece a alguien porque la registró primero en una agencia de patentes.

Volviendo al contexto de Inernet y sobre que beneficios obtienen las grandes empresas de comunicación, lo primero que nos viene a la cabeza es la publicidad… banners que aparecen encima, debajo o a los lados de las webs que estamos viendo o las ventanas centelleantes que se abren solas o que aparecen detrás de otras pantallas. Pero la nueva publicidad, va más allá está enfocada y dirigida a un solo individuo; es una publicidad seleccionada y escogida para que interese y para que actúe sobre el usuario eficazmente. Los robots de Internet, de entrada, reconocen la posición de la IP desde donde el usuario se conecta, pueden detectar en qué idioma está configurado el sistema operativo de la terminal conectada, y por lo tanto la publicidad del banner ya está localizada en un país o región y con un idioma determinado.

También son indicadores de intereses los amigos y las relaciones entre lo público y lo privado que se establecen en plataformas como MySpace? o YouTube?. Se nos venden todas esas redes como un medio de comunicación para conocernos mejor, para que millones de usuarios se expresen, compartan información, intereses, cultura. Pero también han demostrado ser un poderosísimo instrumento de control de la población conectada. Los robots de Amazon, por ejemplo, conocen los hábitos lectores de muchos usuarios mejor que ellos mismos y hacen uso de esos conocimientos cada vez que adjudican una "recomendación" o anuncio a la página de cada usuario concreto.

Mas allá de la publicidad, las plataformas sociales son lugares donde los usuarios encuentran sus fuentes de información, donde hacen contactos con otros usuarios, donde se presentan al mundo, donde guardan sus opiniones y secretos y donde consumen grandes cantidades de tiempo de ocio. La web también se podría considerar parte de la industria del entretenimiento, pero en este caso los espectadores son además los actores de la escena. Una organización semántica rastrea a través de las etiquetas o tags lo que el espectador quiere ver, pero no olvidemos que, para estar allí y formar parte de esa base de datos, previamente hay que asumir las políticas y los requisitos de la empresa que hospeda el material. Las grandes empresas que alojan contenidos son ya un filtro, pues allí no hay lugar para la disidencia: se promocionan los perfiles “adecuados” y se censuran los contenidos “problemáticos”.

También hay que recordar que MySpace? pertenece al holding de empresas del magnate Rupert Murdoch, quien además es dueño de la cadena Fox, famosa por su discurso conservador afín al partido republicano estadounidense. A ello debemos añadir que últimamente ha contratado como consejero al ex presidente español José María Aznar, y cabe preguntarse qué tipo de consejos le podrá dar. Vivimos unos tiempos en que las técnicas de control del Poder son más sofisticadas (y disimuladas) que nunca y las leyes de la propiedad intelectual repercuten directamente en la libertades civiles fundamentales de nuestra sociedad.

NUEVA DISTRIBUCIÓN DE LA PROPIEDAD EN EL MUNDO PARALELO

La Red ha creado mundos paralelos telemáticos muy parecidos y vinculados a la vida real. Más allá de entornos virtuales 3D como Second Life, la importancia de la Infoesfera es patente en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Hoy en día sólo con la conexión a Internet y un navegador (Mozilla Firefox, Internet Explorer, etc.) ya podemos crear nuestro programa de televisión; editar y publicar un periódico con un compañero de Camboya y otro de Mozambique; editar, subtitular y cambiar el formato de un vídeo; y todo ello simplemente escribiendo unas palabras en un buscador, pues actualmente se puede montar cualquier documental sin usar ninguna cámara, accediendo a vídeos puestos a disposición de los usuarios.

Tampoco hace falta tener un terminal propio, pues podemos contar con algo similar a un ordenador personal virtual en línea, mediante aplicaciones llamadas virtual desktop, es decir escritorios virtuales, como por ejemplo eyeOS (www.eyeos.org), todo un sistema operativo en línea. Este tipo de aplicación supone que ya no necesitamos tener un ordenador propio con un disco duro, pues toda nuestra información puede ser pública o privada y encontrarse en la Red.

La World Wide Web, entre otras muchas cosas, ha proporcionado vías de expresión a millones de individuos que, hasta hace muy poco, no tenían más salida a sus inquietudes expresivas que las cartas a los directores de los diarios, las puertas de los baños públicos o formas más desesperadas de manifestación. Los blogs, las wikis, YouTube?, Google Video, Operator 11, Blip.tv, Jumpcut, Viddler… desde “el tubo” a “la mula”, todo tipo de facilidades de intercambio y redes sociales han extendido virtual e inimaginablemente las tertulias de café, el muro del grafitero, las esquinas de intercambio de cromos o juegos o el fanzine del inconformista inquieto del barrio, etc.

We are the Web (www.wearetheweb.org, “Keep the internet neutrality, fair and free…”, o lo que es lo mismo: “Nosotros somos la Red, manténla neutral, justa y libre”) es una iniciativa entre otras muchas (quizá una de las más llamativas) que defiende a la ciudadanía ante las restricciones, sobre todo económicas, con que el gran capital amenaza al ciudadano internauta y quiere hacer retroceder las antes insospechadas conquistas de la gente de a pie usando las nuevas tecnologías.

Pero el mundo informático no es sólo virtual: existen servidores en grandes empresas, en instituciones e incluso en pequeños garajes. En la gran red mundial encontramos cableado transatlántico, grandes proveedores de transporte de datos y diversos tipos de empresas de Internet. Ahora ya tenemos gran parte de la información dispersa por diversos servidores del mundo, en su mayoría externos a nuestro control como usuarios. Por un lado están los servidores de correo, como Hotmail (de Microsoft), Yahoo o GoogleMail?, que están ofreciendo un espacio de sus discos duros. Otras personas quizá no tienen un acceso a esa información, pero los administradores de estos servidores, desde luego, sí pueden acceder a todos los datos acumulados en esos espacios, para nosotros virtuales, pero que también son físicos.

Por otra parte, durante el año 2007 se produjo un aumento significativo de las campañas de la industria musical y cinematográfica contra los delitos de copyright relacionados con la Red, tanto en España como en el resto de Europa y en los EE.UU. El popular motor de búsqueda Torrent Spy fue obligado a recoger datos de los usuarios, y la empresa privada OiNK fue desmantelada.

Rick Prelinger fundó en 1983 los Prelinger Archives con el objetivo de preservar y facilitar el acceso a películas industriales, educativas, domésticas y otro tipo de material fílmico en peligro de desaparición. Su archivo cuenta con más de 60.000 películas. (www.prelinger.com y http://www.archive.org).external link Cabe citar y reproducir aquí un par de respuestas de Rick Prelinger en una entrevista realizada hace unos años en Bilbao durante los encuentros de Perifeiak 2007. (http://www.periferiak07.org/es)

Pregunta: Cuando habla de cómo con la copia el artefacto gana valor, ¿a qué tipo de valor se refiere?, ¿al cultural o al económico? R.P.: Me refiero a los dos, aunque el económico es más fácil de entender. Cuando trabajaba para HVL, que es propiedad de Timelife, una vez pregunté cuál era la imagen que más dinero les había proporcionado. Me respondieron: “Sin duda, la del público en el cine con las gafas de 3D”. Esta famosa imagen ha sido copiada y pirateada y, de hecho, es la portada de La sociedad del espectáculo, el libro de Guy Debord. Cuando una imagen o un sonido está en todas partes, aumenta su valor y, aunque el dinero no cambie de manos, su valor cultural es de primer orden. El principio de ubicuidad para mí es equivalente al de valor. Pregunta: ¿Qué le parecen las licencias Creative Commons (CC)? R.P.: “Admiro a Lawrence Lessig pero, a fin de cuentas, las CC no dejan de ser un proyecto reformista que sirve para que el copyright funcione mejor. Debemos situar la cultura más allá de la propiedad intelectual; no enfocarla hacia la noción de dinero, sino hacia las de regalo, respeto e intercambio. Pensar en cómo se distribuye la cultura es el primer paso para pensar en cómo se distribuye la propiedad. En este sentido, trabajar en el ámbito de la cultura puede ser subversivo y tener mucho sentido.

Cabe destacar también que David Bravo, abogado, activista sevillano y autor de Copia este libro publicó una escandalosa y famosa lista compartida de faltas y delitos relacionados con la copia y el intercambio privado de archivos P2P. En dicha lista se explica que, según las leyes que quieren imponerse en España, la descarga de una canción será un delito con pena de 6 meses a 2 años, mientras que el hurto de la discografía entera de un artista en una tienda ni siquiera se considerará un delito, sino una simple falta (art. 623.1 del Código Penal). Si el robo superara los mil euros, la pena seguiría siendo menor que en el caso de la descarga. Por otra parte, según esta misma lógica, sería menos grave participar en una pelea tumultuosa, con instrumentos que podrían poner en peligro la vida de los implicados, que participar en el intercambio de discos compactos (art. 154 del Código Penal). Dicha lista comparativa es por sí sola elocuente respecto de la desproporción de las penas previstas para los presuntos delincuentes informáticos y muestra hasta qué punto se está velando con sumo celo por los derechos de autor. Más información en: www.filmica.com/david_bravo.external link Creo adecuada la transcripción de unos significativos fragmentos de la charla de David Bravo:

SITUACIÓN 1: a) Luis se descarga una canción de Internet. b) Luis decide que prefiere el disco original y va a El Corte Inglés a hurtarlo. Una vez allá, y para no hacer dos viajes, opta por llevarse toda una discografía. La suma de lo hurtado no supera los 400 euros. COMENTARIO: La descarga de la canción sería un delito con penas de 6 meses a 2 años. El hurto de la discografía en El Corte Inglés ni siquiera sería un delito, sino una simple falta (art. 623.1 del Código Penal).

SITUACIÓN 2: a) Luis se descarga una canción de Internet. b) Luis va a hurtar a El Corte Inglés y, como se le va la mano, se lleva cincuenta compactos, con un valor global de 1000 euros. COMENTARIO: Seguirá siendo más grave la descarga de Internet. El hurto sería un delito, porque supera los 400 euros, pero sería de menor pena que la descarga (art. 234 del Código Penal).

SITUACIÓN 3: a) Sergio, en el pleno uso de sus facultades mentales, se descarga una canción de M.G. b) Sergio, en un descuido de M. G., se lleva su coche y lo devuelve 40 horas después. COMENTARIO: Sería más grave la descarga. El hurto de uso de vehículo tiene menos pena, a tenor del artículo 244.1 del Código Penal.

SITUACIÓN 4: a) Ocho personas se intercambian copias de su música favorita. b) Ocho personas participan en una riña tumultuosa utilizando medios o instrumentos que pueden poner en peligro sus vidas o su integridad física. COMENTARIO: Es menos grave participar en una pelea que participar en el intercambio de compactos. Participar en una riña tumultuosa tiene una pena de 3 meses a 1 año (art. 154 del Código Penal) y el intercambio tendría una pena de 6 meses a 2 años (art. 270 del Código Penal). Si algún día te ves obligado a elegir entre participar en un intercambio de copias de CDs o participar en una pelea masiva, escoge siempre la segunda opción, que es obviamente menos reprobable.

SITUACIÓN 5: a) Juan copia la última película de su director favorito de un DVD que le presta su secretaria Susana. b) Juan, aprovechando su superioridad jerárquica en el trabajo, acosa sexualmente a su secretaria Susana. COMENTARIO: El acoso sexual tendría menos pena según el artículo 184.2 del Código Penal.

SITUACIÓN 6: a) José y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar copias de películas educativas de dibujos animados protegidas por copyright y sin autorización de los autores. b) José y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar películas pornográficas protagonizadas y creadas por la pareja. COMENTARIO: La acción menos grave es la de distribuir material pornográfico a menores, según el artículo 186 del Código Penal. La distribución de copias de material con copyright será un delito al existir un lucro consistente en el ahorro conseguido por eludir el pago de los originales cuyas copias han sido objeto de distribución.

SITUACIÓN 7: a) Ramón, que es un bromista, le copia a su amigo el último disco de Andy y Lucas, diciéndole que es el Kill'em all de Metallica. b) Ramón, que es un bromista, deja una jeringuilla infectada de SIDA en un parque público. COMENTARIO: La segunda broma sería menos grave, a tenor del artículo 630 del Código Penal.

A pesar de todas estas medidas previstas por la ley, noviembre de 2007 Pirate Bay, la famosa web dedicada al P2P, superó los 10 millones de descargas y el millón de "torrentes", lo que la convierte en el Bit Torrent tracker (rastreador) más grande del mundo. Los flujos de Bit Torrent encriptados también están aumentando espectacularmente, lo que llama aún más la atención de los sheriffs de la red, que están empezando a apuntar sus armas legales contra las empresas que se anuncien en las páginas de Pirate Bay. Las plataformas P2P están siendo acusadas desde hace tiempo de "conspirar para saltarse las leyes de copyright". Pirate Bay alega que no almacena archivos protegidos por la ley en ninguno de sus servidores, mientras que los abogados contratados por las compañías pro copyright dicen que Pirate Bay no es sólo un servidor, sino parte activa en la labor por hacer accesible a cualquiera materiales protegidos por la ley. Peter Sunde, de Pirate Bay, comentaba en una entrevista reciente: “Estamos muy orgullosos de formar parte de esto y esperamos que nuestros usuarios sigan compartiendo archivos”.

En cuanto a Rick Falkvinge, el fundador del Partido Pirata sueco y una de las principales figuras del movimiento “pirata” internacional (ya existente en más de 20 países), explica por qué los “piratas” son necesarios en la política actual: porque hay que intentar entrar en el único juego que los poderosos lobbies pro copyright no pueden comprar: el juego de los votos en unas elecciones democráticas. La lucha contra la violencia del copyright tiende a centrarse en los aspectos económicos del inevitable cambio hacia una economía de redes interconectadas. Pero Falkvinge insiste en que en esa lucha está en juego mucho más que los modelos de negocio: se trata del derecho a las libertades civiles fundamentales, desde el secreto postal o la libertad de prensa hasta el mismísimo derecho a una identidad. Hoy en día, dice el Partido Pirata, el copyright y las libertades civiles esenciales son mutuamente excluyentes, y la sociedad debe elegir. Como se analiza en la ponencia “Copyright regime versus civil liberties” de Rick Falkvinge enviar un fragmento de canción propietaria por e-mail es un delito muy grave. El siguiente paso es vigilar los intercambios de ficheros y los contenidos personales electrónicos, atentando a la privacidad de nuestros datos, y de la vigilancia pasamos a la censura y al control bajo el amparo de la ley. Como partido político, su programa electoral persigue: compartir y “samplear” ficheros libremente, disminuir la duración comercial del copyright (entre 3 y 5 años después de su publicación, no 70 años después de la muerte del autor), proteger, ante todo, la atribución (autoría), prohibir los DRM (Digital Rights Management: gestión de derechos digitales), abolir las patentes (especialmente las de software), fortalecer la privacidad con proceso reglamentario y gobierno transparente. Transcribimos aquí la definición de DRM que nos ofrece la Wikipedia “La Gestión de derechos digitales (abreviado en inglés DRM, de Digital Rights Management) y en protesta también llamado Gestión de restricciones digitales (Digital Restrictions Management) es el conjunto de tecnologías orientadas a ejercer restricciones sobre los usuarios de un sistema, o a forzar los derechos digitales permitidos por comisión de los poseedores de derechos de autor e independientemente de la voluntad de uso del usuario del sistema. Generalmente estos dispositivos son instalados como condición previa a la distribución de software no libre, obras musicales, libros electrónicos o cualquier tipo de archivo sujeto a derechos de autor. En algunos casos, las restricciones aplicadas se extienden más allá de los archivos que debían proteger, agregando restricciones sobre el uso de otros documentos o aplicaciones presentes en la computadora.” http://es.wikipedia.org/wiki/Gestión_de_derechos_digitalesexternal link

Cabe destacar que existe una ley federal (en Estados Unidos) que permite que los ciudadanos reproduzcan, distribuyan o exhiban fragmentos de películas o cintas de vídeo con copyright, bajo ciertas circunstancias sin la autorización del sustentador del copyright. Esta infracción del copyright se llama "fair use” (uso justo) y se permite para propósitos de crítica, de noticias, de divulgación, de enseñanza y de parodia, como se ve en el filme de Eric Faden A Fair(y) Use Tale (MEF Media Education Foundation). La película empieza con una advertencia que explica que no está asociada, ni autorizada, ni se debe confundir con cualquier producto producido por Walt Disney Pictures. El film consta únicamente de fragmentos de películas de Walt Disney y son los personajes de dibujos animados quienes van explicando qué es el copyright, cuándo se aplica, etc., e incluso por qué está hecho este film con los fragmentos de estas películas. El motivo principal radica en que, precisamente, Walt Disney es una de las empresas que más apoya estas leyes.

LA ALTA TECNOLOGÍA (EN MANOS DEL PUEBLO) TIENE LA CULPA.

“La voz más pobre se hace siempre la más autoritaria: no consiguiendo ya ser entendida, tiene que resignarse a no ser más que obedecida.”

Rafael Sánchez Ferlosio.

Todo ello tiene repercusiones en el mundo educativo. Habrá que preguntarse, pues, qué le interesa al entorno académico. ¿La cultura o los beneficios económicos? ¿La construcción o la restricción del conocimiento? Universidades de prestigio, como el MIT o la Universitat Oberta de Catalunya, empiezan a apostar por el conocimiento abierto. Ha llegado el momento de que la sociedad escoja: ¿copyright o copyleft? Los poderes establecidos, con su descomunal aparato de propaganda, parecen situarse en contra de la liberación de los flujos o "torrentes" de información y cultura. Leemos en un diario generalista español: “Diversas asociaciones dedicadas a proteger los derechos de autor reconocen (sic) que la expresión "sin ánimo de lucro" ampara las descargas de archivos por Internet”; lo que equivale a afirmar que la falta de ánimo de lucro es ya casi un delito en un mundo obligado a girar alrededor del dios Dinero.

En lo que respecta concretamente al colectivo Neokinok.tv y al ámbito de la televisión experimental, lo que se pretende desde este campo es diseñar estrategias y técnicas que animen a cualquier persona no sólo a compartir sus archivos o conocimientos con todos/as aquellos/as posibles interesados/as, sino también a intervenir en la comunicación y discusión públicas de los problemas y asuntos que le atañen. Del mismo modo que el policía redacta su denuncia como bien sabe y puede, cualquier ciudadano debería poder producir sus noticias a partir de lo que ve o vive todos los días. ¿Tanto miedo tienen los poderes establecidos de lo que pueda decir la sociedad civil, la gente de la calle? ¿Tan paranoico está el Poder que nos toca hoy padecer? A modo de reflexión, proponemos que se consulte un debate que el colectivo Neokinok.tv televisó alrededor del cierre del Ateneo Libertario del Barrio Chino de Barcelona en Horitzó.tv (www.horitzo.tv).

Ahora que la TDT (Televisión Digital Terrestre) ya empieza a ser una realidad en muchos países europeos, creemos que ha llegado el momento de exigir a los poderes públicos que permitan el florecimiento de nuevas emisiones televisivas de proximidad, que respondan a los intereses e inquietudes de los barrios, de los distintos movimientos sociales y de la sociedad civil, de la que hace tiempo se ha separado la “clase” de los periodistas. Ya lo hemos declarado en otros medios -y no nos cansaremos de repetirlo- que se debería acabar con el monopolio del Estado-Capital? en lo que concierne a emisiones televisivas (ya sea por ondas o por cable).

Adam Curtis, en documentales como The Trap (BBC), explica cómo la orientación ideológica de los gobiernos occidentales para construir una nueva sociedad en equilibrio viene de los estudios realizados durante la guerra fría, mediante los que se desarrollaron modelos matemáticos para conseguir el equilibrio entre las potencias de los años 50 y 60. Esos modelos o ideas se basan en el egoísmo y la desconfianza; sólo gracias a estos dos conceptos, según lo que de estos modelos se desprende, la sociedad puede equilibrarse. Hace ya tiempo que en una gran parte del mundo occidental el equilibrio ya no se basa en las mejoras sociales, sino en el mercado. Este último orienta las necesidades, el progreso y las motivaciones de la sociedad. Consecuencia de ello son las privatizaciones continuas de los bienes públicos, ya que el funcionamiento público no dispone de indicadores de valoración "objetivos".

Ante todo debemos tener en cuenta que ver publicidad para acceder a cualquier información o contenido cultural equivale a pagar un precio al Capital. De hecho, si las tendencias siguen el camino que han venido tomando en estos últimos años, se acabará pagando, como ya se practica en algunos casos, por no tener que englutir la promoción del último “cantantucho” de moda para poder llamar "gratis" por teléfono, ver una película o consultar cualquier tipo de archivo. ¿Acaso no es un insulto a la cultura interrumpir con idioteces publicitarias un clásico del cine cada diez minutos? En ese sentido, hay que reconocer que se ha producido una verdadera invasión de lo público por parte de los intereses privados. Sólo hay que darse un paseo por cualquier gran ciudad del mundo occidental para intuir que los pobres seguirán viviendo durante mucho más tiempo, también en ese mundo paralelo que es Internet, a merced de los mensajes publicitarios con que las grandes corporaciones del mundo pretenden dirigir nuestras mentes y nuestros bolsillos.

Como dice Prelinger en otra entrevista reciente: “Las leyes del copyright dan a los propietarios el derecho a controlar el acceso. Pero no hay ninguna ley que afirme contundentemente que el público tiene derecho a acceder a información cultural”.

No podemos dejar de recomendar aquí plataformas como el Archive.org, Blip.tv, etc. Y otras que ofrecen al usuario la posibilidad de elegir la licencia. YouTube?, Video.Google y otras adoptan por defecto las leyes del copyright vigentes.

Creative Commons está ofreciendo licencias para que la ciudadanía pueda adaptar sus copyrights. Por ejemplo, si usted quiere que la gente reimprima artículos publicados por su revista, pero sólo con fines no comerciales, puede elegir una licencia que incluya esa cláusula. Pero además, Creative Commons está planeando crear una base de datos con todas las obras con licencia de dominio público, para facilitar su búsqueda y el uso de todo ese material. “Son necesarias más ideas como esa, en vez de simplemente intentar remendar las leyes del copyright” como dice Prelinger refiriéndose al dominio público (http://blog.stayfreemagazine.org/).

Pero no todo el mundo piensa como Prelinger. Un titular en un periódico español de gran tirada afirmaba no hace mucho: “El sector de la propiedad intelectual culpa al desarrollo tecnológico de la piratería”. Queda, pues, muy claro lo difícil que es luchar contra el desarrollo tecnológico y el consiguiente abaratamiento y democratización de los medios tecnológicos. Entre otras cosas porque ello también supone un negocio multimillonario al que la Banca y el Capital no están dispuestos a renunciar. Ya veremos por qué derroteros sigue lidiándose la batalla entre los intereses de las grandes compañías y los del pueblo internauta. En un reciente post publicado en el blog de Pirate Bay se podía leer: "Les aseguramos que no estamos preocupados. Nos reímos de todo eso, porque somos el futuro y toda resistencia es inútil". Parece, además, que se avecina un nuevo tipo de protocolo P2P.

Publicar una obra, darla a conocer, es dejar que se vaya por su cuenta, que la obra se desprenda del autor y tenga vida propia. Quizá provoque ideas, dé sensaciones, comunique con otros y quizá sea usada, de una forma u otra.

VÍDEOS PROYECTADOS EN LA PONENCIA

01. Eric Faden. A Fair(y) Use Tale. MEF Media Education Foundation, Challenging media 2007 02. VV.AA.www.wearetheweb.org 2006 03. Michael Wesch. Digital Ethnography. Kansas State University 2007. http://youtube.com/watch?v=NLlGopyXT_gexternal link 04. The Corruptibles!. Electronic Frontier Foundation http://www.eff.orgexternal link 2007. http://www.youtube.com/watch?v=8-5INcUuoEsexternal link 05. Get creative. Creative Commons. www.creativecommons.org.external link 2002. http://www.youtube.com/watch?v=1e2WMlL6jlIexternal link 06. Bravo, David. Test sobre qué es más grave, piratear discos o películas, o un delito cualquiera. www.nosquejamos.blogspot.com.external link 2006 07. Rick Falkvinge. Copyright regime versus civil liberties. (dos fragmentos) Google TechTalks?. 2007

WEB-VÍDEO-BIBLIOGRAFIA

Bravo, David. Test sobre qué es más grave, piratear discos o películas, o un delito cualquiera. www.nosquejamos.blogspot.com.external link 2006

Bravo, David. www.filmica.com/david_bravo.external link

Bravo, David, Copia este libro. http://www.elastico.net/archives/005194.html.external link 2005.

Curtis, Adam. The Trap: What Happened to Our Dream of Freedom, (Documental de TV). Gran Bretaña: BBC 2, 2007.

Falkvinge, Rick. Copyright regime versus civil liberties. USA: Google TechTalks?. 2007

www.horitzo.tv.external link

Prelinger, Rick. http://blog.stayfreemagazine.org/.external link

Prelinger, Rick. http://www.periferiak07.org/esexternal link, 2007

Prelinger, Rick. This Is Prelinger Archives. http://www.archive.orgexternal link 2001.

VV.AA. Copyleft. Manual de uso. Madrid: Traficantes de sueños, 2006.

Wikipedia. http://en.wikipedia.org/wiki/The_Trap_(television_documentary_series.external link 2007

Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Web_2.0external link

Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Web_2.0external link Web_2.0

Wikipedia. http://es.wikiquote.org/external link Isaac Newton